Para ayudarte a trasladar feedback crítico de la manera más constructiva posible la idea es aplicar una mini-receta de comunicación no violenta que permite convertir un comentario negativo, en una oportunidad de mejora.

Pongo un ejemplo real de comentario “negativo”:

"Estoy harto del comedor y sus microondas"

Está claro que alguien está descontento con el comedor, pero esto no ayuda a entender el problema y aportar soluciones. Aplicando una sencilla receta te proponemos dividir el comentario en tres partes:

  1. La objetiva: describir el contexto en el que te encuentras y la situación: "Sólo hay dos microondas en el comedor, somos 200 personas en la empresa y tengo que hacer una cola de 15 minutos para calentarme la comida cada día"
  2. La subjetiva: cómo te hace sentir esa situación: "Esto me provoca la sensación de estar perdiendo el tiempo y me hace sentir de mal humor"
  3. La constructiva: aquí se invita a proponer una idea o solución para mejorar la situación: "Podríamos hacer turnos para comer o comprar más microondas"

De esta manera ayudamos a organizar esas emociones negativas y convertirlas en un feedback constructivo.

Did this answer your question?